En muchas ocasiones, una vez presentada una declaración o autoliquidación a la Agencia Tributaria nos damos cuenta que hemos cometido un error y que hemos olvidado un dato o conjunto de datos, lo que supone que nuestra declaración de la RENTA no es correcta y el importe a pagar o a devolver no sea el mismo.

Pueden darse dos casos una vez incorporados los datos olvidados:

  1. Que resulte un importe a ingresar superior o una cantidad a devolver inferior al importe resultante de la declaración o autoliquidación anterior. Por lo tanto, favorece a la Administración
  2. Que resulte un importe a ingresar inferior o una cantidad a devolver superior al importe resultante de la declaración o autoliquidación anterior. Por lo tanto, favorece al contribuyente.

Declaración complementaria 3

El procedimiento en ambos casos es distinto. En el primero se debe hacer una declaración complementaria y en el segundo solicitar una rectificación de autoliquidación.

Explicaremos cada una de ellas:

¿Qué es una autoliquidación complementaria?

Se consideran autoliquidaciones complementarias las que se refieran a la misma obligación tributaria y período que otras presentadas con anterioridad y de las que resulte un importe a ingresar superior o una cantidad a devolver o a compensar inferior al importe resultante de la autoliquidación anterior, que subsistirá en la parte no afectada.

¿Cuándo se puede presentar una autoliquidación complementaria?

Solo puede presentarse una autoliquidación complementaria para:

    • Solicitar la devolución o la compensación de una cantidad menor.
    • Realizar un ingreso por un importe mayor.

Por tanto, si un obligado tributario considera que una autoliquidación ha perjudicado sus intereses legítimos, únicamente podrá obtener la compensación del perjuicio que haya experimentado iniciando un procedimiento de rectificación de autoliquidación del cual hablaremos más adelante.

Regulación legal.

Tanto el artículo 122 de Ley 58/2003, General Tributaria, como el artículo 118 del Reglamento General de Aplicación de los Tributos, aprobado por el RD 1065/2007, establecen que las autoliquidaciones sólo pueden ser complementarias (nunca pueden tener carácter de sustitutivas), es decir, siempre dan como resultado una cuantía favorable a la Administración, a diferencia de lo que ocurre con las declaraciones (por ejemplo, declaraciones informativas) que pueden tener carácter de complementarias o sustitutivas, ya que no llevan asociado ingreso o devolución.

Características de las declaraciones complementarias.

  1. Siempre debe existir una autoliquidación anterior presentada a la que complementa. De la cuota tributaria resultante de la autoliquidación complementaria se deducirá el importe de la autoliquidación inicial.
  1. Si se presenta una autoliquidación complementaria en relación con una obligación y período por la que ya se ha obtenido una devolución improcedente, en todo o en parte, se debe ingresar la cantidad indebidamente obtenida más la cuota que, en su caso, pueda resultar de la autoliquidación complementaria.
  2. En su presentación hará constar que se trata de una autoliquidación complementaria, la obligación tributaria y el período al que se refieren. Se deben consignar todos los datos, los nuevos o modificados y los que se incluyeron en la declaración inicial.

Plazos de presentación.

Pueden presentarse dentro del plazo establecido para su presentación o bien con posterioridad al mismo, siempre que no haya prescrito el derecho de la Administración para determinar la deuda tributaria. En este último caso, tienen la consideración de extemporáneas y si resulta una cantidad a ingresar se aplicarán,si no ha existido un requerimiento previo para su presentación, los recargos previstos en el artículo 27 de la LGT.

Presentación de autoliquidaciones complementarias.

La presentación de una autoliquidación complementaria se realiza cuando el error ocasionado ha sido en perjuicio de la Hacienda Pública. Se deberá regularizar la situación mediante la presentación del modelo correspondiente (el que presentó originariamente) del ejercicio en el que tuvo lugar el error marcando la casilla de “complementaria”.

Declaración complementaria

¿Qué es rectificación de autoliquidación?

Cuando un obligado tributario considere que una autoliquidación ha perjudicado de cualquier modo sus intereses legítimos, puede instar la rectificación de dicha declaración. Por lo tanto, esta rectificación favorecerá al contribuyente.

¿Quién lo inicia?

El interesado.

Fases del procedimiento.

  1. Inicio: A instancia de parte, mediante la presentación de una solicitud dirigida al órgano competente. La solicitud sólo podrá hacerse una vez presentada la correspondiente autoliquidación y antes de que la Administración tributaria haya practicado la liquidación definitiva o, en su defecto, antes de que haya prescrito el derecho de la Administración tributaria para determinar la deuda tributaria mediante liquidación o el derecho a solicitar la devolución correspondiente.
  2. Tramitación: En la tramitación del expediente se comprobarán las circunstancias que determinan la procedencia de la rectificación. Finalizadas las actuaciones, se notificará al interesado propuesta de resolución, para que en plazo de 15 días pueda efectuar alegaciones, salvo que la propuesta coincida con lo solicitado por el interesado, en cuyo caso se notificará sin más trámite la liquidación que se practique.
  3. Terminación: Mediante resolución en la que se acuerde o deniegue la rectificación. Cuando se acuerde rectificar la autoliquidación, la resolución acordada incluirá una liquidación provisional cuando afecte a algún elemento determinante de la cuantificación de la deuda tributaria.

Declaración complementaria 2

Los Gestores Administrativos, como profesionales y expertos en la materia, estamos facultados para elaborar y presentar las declaraciones en nombre de terceros.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.