Contemporáneos del tercer milenio A.C. se les considera los inventores del alfabeto. También son conocidos por ser los primeros colonizadores de la península ibérica. Aunque si realmente han sido siempre conocidos es por ser una civilización con un marcado carácter comercial y por ser los primeros en crear rutas y colonias comerciales por todo el mar Mediterráneo.

Fenicia 2

Una de las causas por las que Fenicia se lanza al mar es por lo accidentado de su orografía, pero aún así, los fenicios supieron aprovechar al máximo las posibilidades del suelo para la explotación agrícola y cultivaron hasta en las laderas de las montañas. El paisaje fenicio, estaba compuesto por una variedad de valles muy fértiles para su explotación agrícola, pero de reducido tamaño. Esto representó un problema, que les condujo a poner en práctica la explotación extensiva de sus recursos agrícolas. La escasez de espacio para el cultivo hizo que se aprovecharan las laderas de las colinas para la siembra, cultivando en terrazas con el fin de aprovechar al máximo los recursos del terreno.

La ganadería representaba también una de las bases de la economía fenicia, aunque sus rebaños no eran muy numerosos, si eran suficientes. Pastaban en ricos bosques y prados y contaban con vacas, de la que obtenían carne y leche, ovejas, que además de leche y carne, les proporcionaba lana, y cabras, que igualmente les daba carne y leche. Desde un principio fueron exportadores de lana, sobre todo a Egipto, con quien mantenía un floreciente comercio.

Si algo por lo que también se vieron empujados al negocio y las rutas marítimas fue el estar en posesión de bosques de cedros del Líbano que les permitió poder explotar el negocio maderero y conseguir sus objetivos económicos y comerciales. Supieron aprovechar el potencial económico que le proporcionaba la madera y sus múltiples usos. Fueron el principal suministrador de madera de Egipto que carecía de ella y la empleó en la construcción de barcos y en la arquitectura. Dada la envergadura de estos árboles, los egipcios podían sacar de ellos, traviesas de madera de muy largo tamaño y muy resistentes. Por supuesto también favorecieron a la construcción de barcos idóneos para su expansión por el Mediterráneo y las costas del océano Indico.

A través del contacto y el comercio difundieron su conocimiento de la viticultura y la producción de vino y propagaron varias variedades antiguas de vid. Introdujeron la expansión de la viticultura y la producción de vino en varios países que siguen elaborando variedades aptas para el mercado internacional, como el Líbano, Argelia, Túnez, Egipto, Grecia, Italia, España o Portugal.

Económicamente la pesca gozó de una importancia relevante, constituyendo el pescado una parte importante de la dieta. El pescado solía transformarse en salazones que eran muy demandados. La sal, además de convertir el pescado en un producto mas sabroso, le confería un mayor periodo de conservación.

La cerámica fenicia fue muy utilizada y comercializada; así como los objetos de vidrio coloreado y los tejidos de lana teñidos con un colorante el úrice. Tiro y Sidón, fueron las ciudades precursoras y dominadoras del comercio de la púrpura. Este tinte púrpura con el que teñían los paños lo obtenían de dos especies de gasterópodos muy abundantes en esa zona del Mediterráneo, el Murex trunculus y el Murex brandaris, denominándose púrpura de Tiro.

Fenicia 1

Fueron los grandes mercaderes de la antigüedad. La geografía de sus costas, que propiciaba la instalación de puertos, y la madera de sus bosques les brindaban los elementos básicos para construir barcos y organizar compañías de navegación. El comercio consistía inicialmente en el intercambio en forma de trueque de los productos elaborados en Fenicia por las mercancías disponibles en otros lugares, para posteriormente, con la invención de la moneda poder mantener relaciones comerciales más sofisticadas.

Sin duda, la necesidad del transporte a largas distancias estimuló la construcción naval y la mejora de las técnicas de navegación. En cierta medida, consiguieron establecer una talasocracia que les permitía controlar comercialmente el Mediterráneo. Pero no debemos olvidar que los viajes fenicios establecieron nexos perdurables entre el Mediterráneo oriental y el occidental, no solo comerciales sino también culturales.

Los fenicios desarrollaron una industria de artículos de lujo muy solicitados en la época y de gran valor comercial, como joyas, perfumes y cosméticos. Estos objetos, que consistían a grandes rasgos, en tallas de madera, figurillas, ricos ornamentos de lujo, paneles decorados, cerámica, vidrios y marfiles, se destinaban a satisfacer la demanda de una nobleza refinada amante del lujo, los cuales les servían como elementos distintivos a través de los que reafirmaban su prestigio y posición social.

Del comercio de la manufactura, los fenicios obtenían elevados beneficios y pronto lo dominaron casi en régimen de monopolio. Tal era el control que los fenicios tenían, que la mayor parte de los productos manufacturados que llegaban a los países vecinos eran suministrados por los ellos.

Como en otras civilizaciones, en el mundo fenicio, las actividades mercantiles estaban ligadas al poder. Solía existir un comercio dirigido por el monarca, es decir público, con sede en el palacio, y un comercio de carácter privado .En el primer caso es el propio rey el que gestiona la empresa, dando las ordenes pertinentes, siendo un comercio interestatal. En el segundo caso, se puede afirmar que existían especies de compañías privadas, cuyo propósito era la gestión y transporte de mercancías por vía marítima. En un caso u otro, las relaciones entre el estado y esos comerciantes privados debían ser excelentes, ya que era el estado quien realizaba encargos a estas compañías privadas, que eran las que se ocupaban del transporte de las mercancías.

Fenicia 3

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.