Valga decir antes de nada que no estoy de acuerdo con el proceso secesionista y que por mucho que lo quieran vender los independentistas, a mi me enseñaron que la unión hace la fuerza y que lo que funciona es “todos a una como Fuenteovejuna”.

Es cierto que mucha población catalana está de acuerdo con las ideas de estos “iluminados”, pero hay también mucha población más que no lo está y que, o no se les quiere oir o no les dejan hablar que es peor. La realidad es que todos estos grupos políticos independentistas quieren hacer un feudo propio para poder hacer y deshacer a su antojo sin más trabas que la cantidad de dinero que haya en las arcas catalanas. Y eso, a trabajadores y empresarios catalanes (y españoles) no creo que les sea favorable.

Dejando aparte las opiniones personales, las consecuencias económicas y jurídicas serían nefastas para el conjunto de los españoles, y sobre todo para los catalanes. Voy a ir detallándolo.

Anti-independentist Catalans hold Catalan and Spanish flags during a demonstration at Catalunya square on October 12, 2012 in Barcelona. AFP PHOTO/ LLUIS GENE TELETIPOS_CORREO:%%%,%%%,%%%,BARCELONA

¿Puede Cataluña obtener la independencia?

Pues la realidad es que no, ya que sería obviamente ilegal. La Constitución Española expresamente lo dice en su Título Preliminar en el artículo 2: “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.”

Por otro lado, para que una declaración de independencia tuviera los efectos que buscan en la comunidad internacional es que se consolidara.

¿Cómo?

Primero, la situación de “rebeldía” tendría que estar aceptada por la ciudadanía durante un tiempo prolongado y que la nueva autoridad tuviese control total sobre el territorio (el Estado Español tendría que ceder las fronteras y el Ejército abandonar sus posiciones). Cosa que es totalmente improbable. Además, la reciente reforma del Tribunal Constitucional le habilita para anular cualquier declaración de independencia y sancionar y suspender a las autoridades que les desoigan.

El siguiente paso es el artículo 155 de la Constitución:

  1. “Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.
  2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.

Por lo tanto, podrían provocar incluso el estado de sitio, extremo al que no llegaremos ya que el Ejecutivo Autonómico está en situación de sumisión jerárquica frente al Gobierno de la Nación.

¿Consecuencias con la UE?

Una de las consecuencias que niegan los independentistas es que si tal proceso se produjera, estarían fuera de la UE, ya que tiene su origen en el Tratado de Lisboa. La salida es automática. Cataluña no es miembro de ninguna organización sino que forma parte de ella por formar parte del Estado Español.

Al dejar de pertenecer a la Unión Europea, dejan de pertenecer de facto a la ONU, a la OTAN, al FMI y al G-20.

Y aunque en principio crean que podrían establecerse como Estado Independiente y conseguir la reincorporación a la Unión Europea y a todas las demás organizaciones, la realidad es que no han sido miembros por propia condición. Y por supuesto, al contravenir a sabiendas la Constitución y el derecho comunitario, les pondría las cosas muy difíciles, por no decir imposible, porque el ingreso debe contar con el voto unánime de todos los socios.

Más consecuencias: no formarían parte del sistema arancelario común (implicaciones negativas más que evidentes para el comercio exterior), no tendrían la protección del Banco Central Europeo, no percibirían los fondos de cohesión y la credibilidad en su sistema financiero bajaría de tal manera que la prima de riesgo sería todo un “riesgo”.

Entonces, os preguntareis qué pasa con el euro, si se puede seguir utilizando o no. Nada impide a un país usar como moneda el euro, pero no tendría decisión en la política monetaria, por lo tanto la usaría de una forma “pasiva”. Para poder acuñar la moneda deberían tener un acuerdo con el BCE y si no es así, tendrían que comprar los billetes y las monedas a bancos comerciales, cosa mucho más costosa evidentemente. Amén de que la banca catalana no tendría acceso al crédito del BCE y sus activos financieros no podrían ser utilizados como colateral en créditos. No hay por dónde cogerlo.

¿Consecuencias en España?

Los españoles en general somos muy nuestros. Y con ello creo que digo todo.

Una de las preguntas que se hacen todos es si se mantendría la nacionalidad española. Depende de a quién le preguntes te dice una cosa u otra, pero la Constitución dice en su artículo 11 que ningún español de origen puede ser privado de su nacionalidad, por mucho que le pese al Sr. Junqueras.

Pero en el caso hipotético de que consiguieran la independencia, el Gobierno Catalán instaría a los ciudadanos a adquirir la nacionalidad catalana, pero ésta no existiría si no es reconocido internacionalmente, y ahí volvemos a topar con lo anterior. Por otro lado, entraría en juego el Código Civil, que en su artículo 24 especifica que pueden evitar la pérdida de nacionalidad si dentro del plazo de tres años declaran la voluntad de conservarla. Lo que al final no tendría ni pies ni cabeza porque si lo que se trata es de no querer seguir siendo españoles, para qué querer la nacionalidad. Y los catalanes que quieran seguir siendo españoles, no querrán la nacionalidad catalana. Y para los que quieran tener las dos (tema contradictorio, pero factibles) que sepan que la legislación que se les aplicaría a todos los efectos es la del territorio de residencia.

Las pensiones es otro tema preocupante.

El Sr. Mas ha prometido que las pensiones estarán garantizadas y que incluso serán superiores, pero ha hecho trampas en sus cálculos incluyendo datos que abarcan 25 años atrás hasta hace cinco años. Así se evita los peores años de la crisis.

Actualmente, uno de cada cinco pensionistas españoles es catalán, por lo tanto, su coste es de 21.000 millones de euros al año, pero los ingresos por cotizaciones de los cotizantes catalanes ascienden a 17.000 millones de euros. Está claro que no tienen. Además, del Estado reciben otras prestaciones sociales como prestaciones por maternidad, paternidad, etc., amén de los pensionistas no contributivos.

La Generalitat recoge en su informe de la transición nacional de Cataluña que con proceso pactado no habría problemas porque sostiene que debería trasladarle parte del Fondo de Reserva de cotizaciones catalanas. Pero, ¿qué pasa si no hay acuerdo o se retrasa?…

Además, toda la información de las pensiones y de todos los temas laborales la tiene el Estado, y sin esa información no sería posible una Seguridad Social catalana. Y ya para redondear, los pensionistas que ahora cobran, seguramente seguirían cobrando, pero ¿y los que vienen detrás?.

Conclusión

Con este proceso de investidura del Sr. Mas que está en todas las portadas e informativos, tenemos serias dudas que llegue al fin que ellos persiguen todas estas ideas independentistas. Yo, por más que lo escucho, no consigo entender qué quiere cada uno de los grupos políticos. Aunque gracias a un amigo, lo entendí.

Esta es la explicación:

“Aún puede ser que Mas sea presidente, ya que si se juntan Si Se Pot con Junts Per Sil y se abstiene la Cup, pueden empatar a votos con Tots Es Pot y Just For Men. Claro, siempre que Unió Per Cap no se junte con Pot Per Si ni se abstenga la Cop Pot Plis, porque entonces Plus Plot Plas se haría con el gobierno. Emocionante, si haces Pop ya no hay stop y si hago zass aparezco a tu lado.”

independencia gestoria chico 3

Recuerda, los gestores administrativos, como profesionales y expertos en la materia, estamos facultados para elaborar y presentar las declaraciones y gestionar trámites en nombre de terceros.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.