Mesopotamia, tierra entre dos ríos y cuna de la civilización está situada, como bien indica su nombre, entre dos grandes ríos: Tigris y Éufrates. Poblada por diversas culturas como los sumerios, arcadios, amorreos, asirios, persas y Babilonia, se estima que comienza su andadura sobre el año 4.000 A.C.

En esta tierra se desarrollaron grandes avances técnicos de la época, como la rueda, las primeras ciudades, el aprovechamiento de  los  recursos naturales, las matemáticas o la  escritura. También su cultura ha trascendido e influenciado la actual cultura occidental europea, es parte del origen de nuestra forma de pensar y vivir.

Mesopotamia 1

Los sumerios son considerados como la civilización mas antigua del mundo. Probablemente la cultura sumeria comenzó a  forjarse en la ciudad de Uruk extendiéndose posteriormente por el resto de la  Baja Mesopotamia. Los sumerios, al asentarse en la región, construyeron una red de canales con tanta perfección que aún sirven como modelo. Estos canales aumentaron la superficie de cultivo y posibilitaron el desarrollo de la civilización. Los habitantes de las ciudades que surgieron cuidaron los canales y se disputaron las aguas fluviales, vitales para su economía.

Desde los tiempos de los sumerios, el templo era el núcleo de la vida económica, el centro de la administración de tierras, del sistema de riego y del comercio. También era el centro de reunión de los artesanos. Allí se almacenaban los granos, se rendían los tributos y reposaban las caravanas comerciales además de las actividades del culto, la administración de justicia y la educación. Curiosamente, el templo otorgaba préstamos a personas necesitadas. El personal del templo era básicamente de tres tipos: sacerdotes y adivinos,  administrativos (contables, tesoreros, escribas…) y artesanos (el molinero, el tejedor…). Ello hacía del templo un centro económico de primera importancia donde, además de la sala reservada al dios, se debían incorporar talleres artesanales, almacenes. Para garantizar el sustento y productividad propias, el templo era propietario de las tierras que se explotaban de diferentes maneras.

El palacio, como casa del rey, es también el principal centro de decisión y distribución económicas. Era el lugar de la residencia del rey y sus familiares, con salas para actividades ceremoniales, habitaciones para realizar actividades artesanales y domésticas, centros de administración, donde se almacenaban los materiales que permitían a los escribas registrar las actividades reales y comerciales del lugar, y, almacenes, donde se depositaban las materias primas destinadas al alimento y el comercio tanto para el consumo directo como para la distribución e intercambio con los mercaderes que acudían a los palacios.

La organización económica de Mesopotamia era tributaria, por lo que exigían impuestos diarios y excepcionales. Para evitar el fraude, las autoridades llevaban a cabo un cálculo de las cosechas y las controlaban por medio de comisiones especiales, integradas por funcionarios del templo, escribas y vecinos.

Mesopotamia 3

La agricultura era la base de la economía y sólo era posible desarrollarla con la ayuda del riego artificial. Los productos de cultivo más importantes que obtuvieron fueron los cereales, como el trigo, la cebada, el sésamo, lentejas, lino, fechas y otros productos como los frutos de la palmera (dátiles). Además, inventaron el arado, que facilitó mucha las labores de campo y les ayudó a tener más posibilidades de desarrollo.

En los campos, el ganado criado se formaba por cabras, ovejas y corderos para carne, leche y lana. Los bueyes servían para tirar de arados y otros servicios. Con el cuero bovino hacían correas y zapatos, y con la leche de vaca fabricaban el requesón y quesos finos. La lana que producían  era una materia prima de primer orden para la confección de tejidos y, en concreto, vestidos, al tiempo que los productos lácteos eran un elemento importante en la dieta del campesinado. Los propietarios de ese ganado que vivían en la ciudad tenían que contratar pastores de las aldeas para que cuidaran de los rebaños.

El asno era el animal más importante para cargar los productos de las caravanas de mercaderes, mucho más cuanto que se introdujo la rueda y el carro, permitiendo entre otras cosas el mayor aprovechamiento de la fuerza de tracción de estos animales. Más tarde, comenzaron a domesticar los caballos para montar y como táctica de guerra.

Mesopotamia carecía de materias primas básicas como la madera, la piedra y los metales. Esta carencia se solucionó por mediante el comercio: la madera se importaba de Fenicia, la piedra de Elam y los metales provenían de la meseta de Anatolia. Estas transacciones comerciales se hacían mediante el trueque, ya que los mesopotámicos no conocían la moneda. Sí tenían elementos que utilizaban como medidas de valor, por ejemplo lingotes de metal sellados o cantidades concretas de cereales.

La excelente ubicación de la Mesopotamia facilitaba el desarrollo del comercio. Los comerciantes se trasladaban a otras regiones principales productos fabricados por los babilonios. Como resultado, Babilonia se convirtió en uno de los puestos comerciales más importantes de la antigüedad.

Mesopotamia 2

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.